Arte y arquitectura

Arte efímero con un impacto duradero

Desvelamos Creaciones Transitorias y Maravillas Temporales

Ocurre a veces que las cosas que más rápido se desvanecen son las que tienen un impacto más intenso y duradero. Muchos artistas se han inspirado en el concepto de lo efímero en el arte, aquel que no persigue su preservación en el tiempo, sino lo contrario: disiparse al instante, arrastrado por un golpe de viento o las olas. De hecho, los artistas contemporáneos están adoptando ahora más que nunca un enfoque efímero en su obra, celebrando la liberación que supone, así como el impacto simbólico de lo que dura apenas unos segundos. El arte efímero sigue atrayendo, fascinando, inspirando y asombrando. Prueba de ello son los artistas del ‘Land Art’ que centran su obra en la belleza transitoria y glacial del hielo y la arena, y otras singulares obras contemporáneas que nunca se replican después de su creación y deconstrucción.

Arte efímero para un mundo en evolución

Cuando se experimenta in situ, el arte efímero permite al espectador vivir los lugares de forma diferente, transmitiendo un potente mensaje acerca de la naturaleza temporal del mundo que habitamos. Se destaca así la temporalidad de una obra determinada, pero también del entorno que lo rodea, de manera que tanto el artista efímero como el espectador tienen acceso privilegiado a las diferentes capas de simbolismo y significado. Las obras en sí, los materiales de los que están hechas y el espacio en el que se dan cita son meras instantáneas en el tiempo que pronto se transformarán o desaparecerán, después de lo cual solo existirán en nuestra memoria colectiva.

Aunque las obras de arte efímeras se asocien comúnmente con el lenguaje artístico de los siglos XX y XXI, su origen yace en las tradiciones esotéricas de tiempos muy lejanos. De hecho, el arte meditativo de los mandalas, con un lugar significativo en la cultura visual de Oriente, es un ejemplo embrionario. Y es que una vez hechos, los mandalas, a menudo creados a partir de arena de colores, eran esparcidos al aire. Se consideraba que el acto de su creación y la concentración que implica era lo realmente importante, más allá del objeto acabado.

El arte efímero moderno tiene sus raíces en el Berlín y Nueva York de los a?os sesenta. Joseph Beuys y su Fluxus Group, un colectivo de creadores de performances y obras disruptivas, tenían la creencia de que el arte se debía experimentar fuera de las galerías. Su legado se deja sentir en exposiciones temporales exteriores, incitando a sus espectadores a admirar la capacidad de transformación de los espacios. Ejemplos como Fog X FLO de Fujiko Nakaya, en el que nubes amorfas de bruma atraviesan centros de ciudades y entornos naturales, llevan la esencia de lo efímero a su conclusión lógica y a un efecto verdaderamente impresionante.

Sand mandala. Crédito de la foto: ©Jamyang Zangpo, Getty Images
El impacto duradero del arte efímero
Tangential Circular Negative Line Sculpture de Michael Heizer, Val de Bagnes. Crédito de la foto ©verbier.ch

El ‘Land Art’ fue uno de los primeros movimientos artísticos en se?alar lo efímero como su razón de ser. Juega con las nociones de memoria, crecimiento y erosión, cada una de ellas encapsuladas como fuerzas de la naturaleza y luego cristalizadas a través de trabajos temporales de gran impacto. Andy Goldsworthy es uno de los representantes más destacados de esta corriente. Sus creaciones interactúan íntimamente con su entorno. Sus esculturas, que a veces recuerdan a los mandalas, emplean hielo, hojas caídas y otros materiales naturales que se derretirán rápidamente o serán arrastrados por elementos de su alrededor.

Otros representantes de esta misma corriente emplean materiales y paisajes efímeros que exploran el espectáculo de la magnitud, planteando preguntas acerca de lo que es el arte y lo que puede ser. La obra Double Negative, creada por Michael Heizer en 1969, es un ejemplo monumental de ello, y su creación supuso la excavación de una franja de 500 metros a lo largo de un ca?ón. La erosión natural que tuvo lugar tras la finalización de la obra la fue transformando poco a poco, confiriéndole una cualidad efímera. El propio Heizer consideró que la obra cobró sentido cuando el primer grano de arena se movió, modificándola para siempre.

Los artistas contemporáneos están siguiendo la estela de Goldsworthy y Heizer, entre otros, empleando los aspectos efímeros de la escultura para destacar la fragilidad y trascendencia de la naturaleza. Ice Watch, creado por Olafur Eliasson en 2018, mostró como 12 bloques de hielo glacial se derretían lentamente en espacios públicos, ofreciendo un bonito ejemplo de cómo el arte efímero puede llegar a conmover a través de la calidad visual y su capacidad de impacto.

Arte innovador para espacios en continua transformación

El arte efímero actual refleja tanto a nivel conceptual como material el momento que vivimos. Los artistas siempre han tenido la responsabilidad de ser un espejo de la realidad que compartimos, y la naturaleza transitoria del arte tiene una profunda significación para aquellos que la experimentan. El acceso a dichas obras supone un privilegio para el espectador, y una instantánea del momento.

En este sentido, el arte efímero posee de manera inherente un grado de espectáculo, una oportunidad de libertad artística que no sería posible en una exposición permanente. El artista contemporáneo JA?A, por ejemplo, tuvo carta blanca para redecorar el interior de un hotel durante un a?o antes de que se reformara oficialmente. Su enfoque anárquico y sus elementos decorativos únicos dieron como resultado un trabajo inmersivo asombroso, con las habitaciones como único lienzo. En la misma línea, las instalaciones de luz de Cai Guo-Qiang, que iluminan el cielo durante segundos, dan lugar a imágenes fulgurantes que desaparecen en instantes.

Martin Hill, artista medioambiental de Nueva Zelanda, creó una escultura que se reflejaba en un lago usando la técnica de compresión y tensión para lograr una forma más compacta con los materiales esenciales.

Esencialmente, el arte efímero acentúa la manera en que experimentamos obras de arte de cualquier índole, destacando un aspecto en particular. Cuando observamos algo que es objeto de nuestra admiración o que consideramos bello o profundo, el impacto sucede primero en el presente, para luego permanecer en la memoria y ser intensificado a través de la contemplación. El arte efímero es, en su mejor versión, la representación de esta esencia, explorada y refinada.

Synergy. Crédito de la foto ©Martin Hill
UNA BELLEZA EFíMERA ETERNA
Skin Caviar Perfect Concealer

En 2020, La Prairie ha aprovechado su experiencia con el caviar para crear Skin Caviar Perfect Concealer. Ligero y cremoso, este corrector responde al deseo de perfección inmediata, potenciando y enriqueciendo las propiedades del tratamiento de cuidado de la piel para lograr –una mirada perfecta.

Una fusión sublime de Ciencia de Caviar y arte del color, Skin Caviar Perfect Concealer está enriquecido con Agua de Caviar que captura los componentes más delicados del caviar. Combina además Extracto de Caviar, conocido por sus propiedades tensoras y reafirmantes. La fórmula está además mejorada con el Complejo Celular Exclusivo de La Prairie. Estos potentes ingredientes se combinan con una avanzada mezcla de pigmentos de larga duración que dan lugar a un corrector de textura ligera que perfecciona al instante y a lo largo del tiempo.